Por ello, el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) anunció que recibió formalmente las quejas de las tres empresas sobre la presunta deuda vencida y que iniciará el respectivo proceso para determinar la situación del conocido servicio de Roaming Automático Nacional (RAN), informó Valora Analitik.

Por ejemplo, Tigo Une asegura que Avantel le adeuda casi 29.000 millones de pesos por su servicio de redes y argumenta su denuncia debido al retraso en los pagos, detalló el medio.

Claro dice que Avantel no paga sus obligaciones desde noviembre de 2018 y la cifra en mora estaría cerca de los 5.000 millones de pesos.

Por su parte, aunque Movistar también está implícito en este proceso legal, ni el medio ni la firma especificaron el monto que Avantel les debe.

Sin embargo, según El Tiempo, Avantel no reconoce esas deudas y la empresa asegura que no ha incumplido las obligaciones que tiene con Claro, Tigo y Movistar por el uso que hace de sus redes.

“Lo que ocurre es que nos encontramos en una disputa entre operadores sobre cuál debe ser la norma aplicable para calcular la tarifa de RAN”, dice Avantel, reportó el diario.