La situación de los trabajadores sigue empeorando pese a los beneficios que el Gobierno les dio a las empresas en la Ley de Financiamiento; en el último año 285.000 personas pasaron a formar parte de la fila de desempleados en el país; de acuerdo con el Dane, 2’490.000 colombianos están sin trabajo.

Esta población está concentrada casi en su totalidad en centros poblados y rural disperso; sin embargo, en las principales ciudades se está  viendo un crecimiento en la población ocupada de 52.000 personas, de acuerdo con el director de la entidad, Juan Daniel Oviedo.

“La disminución de los ocupados está concentrada en nivel educativo básico, es decir, personas que solo tienen estudios de básica primaria o secundaria”, dijo.

Entre agosto y octubre, las ciudades con peores condiciones laborales fueron Quibdó, Cúcuta, Valledupar y Rioacha; mientras que los colombianos pudieron encontrar trabajo más fácilmente, o mantenerse en el que estaban, en Cartagena, Barranquilla, Bucaramanga y Pereira.

Los sectores que están ‘jalonando’ el empleo en Colombia, según Oviedo, son el de servicios sociales personales, transporte, almacenamiento y comunicaciones; en contraste, los que menos puestos de trabajo están generando o los que más están recortando personal son los de comercio, restaurantes, actividades inmobiliarias, industrias y agricultura.

Es de recordar que la última vez que la cifra de desempleo tuvo una disminución fue en marzo de 2018 cuando llegó a 9,4 %, desde el 9,7 % que había registrado en 2017

En los 9 primeros meses del año Colombia acumuló un desempleo de 10,8 %, superior al 9,8 % registrado en el mismo periodo del año pasado.