La superintendente de Transporte, Carmen Ligia Valderrama, anunció en rueda de prensa que Cap Technologies S.A.S, “que utiliza la herramienta tecnológica Picap”, será sometida a control por prestar ilegalmente el servicio de transporte público.

Valderrama señaló que la entidad declaró la “disolución” de Cap Technologies S.A.S y convocó el proceso de liquidación judicial ante la Superintendencia de Sociedades puesto que se pudo comprobar que Picap está haciendo una actividad ilegal, no solo por ofrecer transporte público, sino porque “la ley prohíbe el transporte de pasajeros en motocicletas”.

La decisión de la Supertransporte obedece, de acuerdo con la funcionaria, a la “situación crítica de orden jurídico, financiero y contable de la sociedad” y, sobre todo, para “brindar una solución a la seguridad de los usuarios”.

Esta decisión se toma un día después de que la Superintendencia de  Industria y Comercio (SIC) ordenara la suspensión inmediata de Uber en Colombia, luego de que el gremio de taxistas interpusiera una demanda administrativa contra la aplicación por “competencia desleal”.

No obstante, Uber apeló esa orden por lo que, por ahora, podrá seguir funcionando hasta que el Tribunal Superior de Bogotá decida, en segunda instancia, si revoca o ratifica la sanción.