Recién creado el nuevo Bolívar (para combatir la caída del tradicional Bolívar fuerte), alcanzó un costo de 2.300 pesos colombianos,; 12 meses después se hundió en una devaluación de más de 2.000 % y, actualmente, cuesta 12 centavos de un peso, reseñó CM&.

Lo anterior significa que para reunir 10.000 pesos colombianos se necesitan casi 85.000 bolívares soberanos. Para llegar a 10 dólares, son necesarios  cerca de 300.000 bolívares soberanos.

“En Venezuela, la moneda venezolana no ese está utilizando para ninguna transacción. Hoy, el peso colombiano y el dólar es el que más se usa”, sentenció el periodista del medio.

Con esta situación, el salario mínimo venezolano (que lo devengan más de 4 millones de personas) se consolidó como el más bajo del mundo, con una denominación de 2 dólares (6.800 pesos colombianos en promedio).

“¿Qué cree usted? Un cartón de huevo vale 90.000 bolívares y el salario mínimo es de 40.000. No compra usted ni medio cartón, ¿quién compra?”, contó una venezolana al medio.

Cuando el presidente de Venezuela creó el Bolívar Soberano aseguró que la situación económica de su país se debía a la “guerra económica” impulsada por Estados Unidos, “las mafias colombianas” y la “oligarquía”, informó BBC en su época. Por ello, con esa iniciativa, prometió cambiar ese panorama, caso que no ocurrió.