El próximo 15 de junio iniciaría la activación gradual en Bogotá, que no solo incluye centros comerciales, sino locales específicos de puertas a la calle y pasajes que cumplan con todos los parámetros de bioseguridad exigidos por el Ministerio de Salud en la resolución 666, indicó el gremio en un comunicado.

Toma de temperatura y horarios y zonas de desinfección para los empleados, locales y visitantes de los establecimientos comerciales, y la no atención de personas que no cumplan con requisitos básicos, como ir con tapabocas, son algunas de las medidas que deberán tener en cuenta los que quieran reabrir sus tiendas durante la próxima semana.

El plan piloto que le presentó el gremio a la Alcaldía le deja ver, entre otras cosas, que los centros comerciales de la capital del país han llevado a cabo inversiones en tecnología que les permiten:

  • Control de acceso de visitantes: registros e información en tiempo real.
  • Identificación de zonas para que la capacidad no exceda el 35% de la ocupación (georreferenciación para controlar aforos).
  • Apropiación de tecnologías para realizar desinfección de escaleras eléctricas y superficies en general.
  • Adecuación de bici parqueaderos e incentivos para que los visitantes utilicen este medio de transporte.
  • Tecnologías para agendar citas o reservar turnos.

“Hemos solicitado que el comercio inicie a trabajar lo más pronto posible para evitar una crisis humanitaria, pero también somos conscientes que la salud de los ciudadanos es una prioridad para todos, por eso nuestra propuesta del plan piloto es implementar la medida de pico y cédula para ingresar a estos establecimientos”, destacó Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá

El dirigente gremial le propuso al Distrito escoger 20 de los centros comerciales de la ciudad para comenzar la semana de prueba, omitiendo los que se encuentran en las localidades con alerta naranja y de mayor contagio, como Kennedy.