Aunque el presidente Macron aseguró que la reconstrucción de la catedral tomaría 5 años, la doctora Emily Guerry, profesora de Historia Medieval Europea de la Universidad británica de Kent, dijo a CBS News que una reparación de tal magnitud no sería menor a dos décadas.

“Si fuéramos muy rápidos quizá 20 años, pero será toda una generación”, dijo la experta a ese medio. “Será un enorme esfuerzo mancomunado. El costo será exorbitante“, añadió.

Este martes, las donaciones que empresas y millonarios prometieron para la causa sumaban al menos 800 millones de euros. Entre estas destacó la de la familia de Bernard Arnault, propietario del grupo de productos de lujo LVMH, que prometió 200 millones de euros. Además puso a disposición “sus equipos creativos, arquitectónicos y financieros” para ayudar a la reconstrucción y a la recaudación de fondos.

La familia Bettencourt, heredera de L’Oréal, anunció una donación de otros 200 millones de euros, cien a través de la compañía y cien a través de su fundación. Por otra parte, la familia de François Pinault, propietario del grupo Kering, que comercializa marcas como Gucci o Yves Saint Laurent, anunció 100 millones de euros a través de su compañía de inversiones Artemis.

El millonario Marc Ladreit de Lacharrière, que controla la compañías de inversiones Fimalac, prometió también diez millones de euros “para la restauración de la aguja, símbolo de la catedral” que se derrumbó por el incendio.

El presidente de la petrolera francesa Total, Patrick Pouyanné, anunció un “donativo especial” de cien millones de euros de parte de una fundación privada francesa. El banco BNP Paribas anunció una donación de 20 millones, mientras Crédit Mutuel y CIC no precisaron los montos de sus promesas. El grupo Michelin también participará a través de una fundación.

Otras compañías, como Groupama, anunciaron una donación de 1.300 robles de sus bosque en Normandía para reconstruir el techado de la catedral, y la compañía Air France dijo que “transportará gratuitamente a todos los responsables oficiales que participarán en la reconstrucción”.

De otras partes del mundo, el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunció que su firma también haría un donativo. La ciudad húngara de Szeged también donará 10.000 euros porque en 1879 París había ayudado a reconstruir esta ciudad del sur del país, devastada por una inundación.

En Costa de Marfil el rey de Krindjabo, la capital del reino de Sanwi, en el sureste del país, prometió un donativo pero sin especificar el monto. Un príncipe de su reino fue bautizado en la catedral en el siglo XVIII.