Según el funcionario, en caso de que el empleado cumpla con sus labores, pero le nieguen el pago escudándose en la crisis actual, la sanción que le impondrá el Gobierno a este empleador iría desde un salario mínimo mensual legal vigente (877.803 pesos) hasta los 5.000 salarios mínimos (4.389 millones de pesos). “Es cumplir con la obligación elemental de pagar el salario”, dijo el ministro junto al presidente Iván Duque.

“Entendemos la situación económica de muchos empleadores y muchas empresas. Tenemos recursos para poderlos ayudar con sus nóminas vía crédito u otras posibilidades para darles los recursos, pero si no cumplen con su obligación, hay que ponerles sanciones económicas”, destacó Cabrera.

El presidente Duque, por su parte, destacó que en medio de la crisis económica por la que pasa el país debido a la pandemia del coronavirus, no puede haber una situación de pugnacidad entre trabajadores y empleadores, ni una lucha de clases. “Pero si tengo que reiterar el mensaje, el mensaje de solidaridad y de colaboración. Nadie que sea empleador puede abusar de sus empleados y mucho menos en una situación tan crítica como esta, pero también tenemos que entender la situación crítica por la que pasan muchas personas”, añadió el primer mandatario.

Es de recordar que, según Salúa García, cofundadora y CEO de Symplifica, así no haya un contrato de trabajo escrito y el empleado del servicio solo vaya una vez a la semana, el empleador está en la obligación legal de seguirles pagando su salario. “No se les debe exigir una incapacidad, en este momento el sistema de salud está totalmente colapsado y mandar a una empleada a que le den una incapacidad en este momento está mal”, resaltó en Semana.

García destacó en la revista que en medio de la crisis hay dos “caminos” que pueden tomar las personas que prestan estos servicios en el hogar; el primero, es que se queden en sus casas como medida de prevención, o pueden ir a trabajar bajo las más estrictas medidas de bioseguridad. “En estos momentos de crisis es cuando más se debe valorar el trabajo doméstico formal. El empleado contratado formalmente garantiza al empleador que él va a estar cubierto en caso de contagio”.