Así lo reveló el primer informe semestral del Banco de Oportunidades, en el que se indica que para junio de 2020 hubo un incremento de 1,6 millones de adultos con un producto financiero formal, con respecto al 2019.

Eso quiere decir, según la entidad, que ya hay 31 millones de colombianos que tienen algún producto bancario; el mayor aumento de productos financieros se registró entre marzo y junio (cuando el coronavirus tuvo un impacto más fuerte en el país), con un 4 %, pues entre enero y marzo apenas alcanzó el 0,8 %.

“De este modo, el indicador de acceso tuvo un registro del 85,9 %, alcanzando dos años antes de lo previsto la meta del PND [Plan Nacional de Desarrollo]”, se lee en el documento.

Cerca de 2,3 millones de adultos volvieron a utilizar productos financieros que tenían inactivos desde diciembre del año pasado, en gran parte —dice el informe—, por las transferencias de subsidios gubernamentales como Ingreso Solidario y compensación del IVA.

“Debido a que más de 730.000 de sus beneficiarios activaron sus productos o abrieron uno por primera vez. Paralelamente, muchas personas, en respuesta a la coyuntura generada por el COVID-19, comenzaron a darle un mayor uso a sus productos financiero o abrieron uno“, agrega el reporte.

Los productos financieros con mayor crecimiento durante el primer semestre fueron los digitales, mientras que la cuenta de ahorros tradicional es el producto más común entre los colombianos; tuvo un incremento de 600.000 usuarios, de acuerdo con el Banco de Oportunidades.

La entidad señala que en todos los rangos de edad se registró un aumento de consumo de productos financieros, pero el mayor indicador de acceso, con un 94,5 %, se vio en adultos entre los 40 y 64 años, seguido de personas entre 25 y 39 años (84,2 %) y de jóvenes entre 18 y 24 años (73,0 %).