“El envío de remesas desde el exterior debe efectuarse por casas de cambio autorizadas y no por transferencias entre personas”, indicó en Twitter la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban), en medio de los graves problemas de liquidez.

El objetivo es que quienes envían dinero desde el extranjero por medio de la banca electrónica paguen las tasas correspondientes, añadió la entidad al explicar los alcances de un decreto.

Muchos venezolanos prefieren enviar sus remesas o cambiar divisas en el mercado negro debido al enorme diferencial con respecto a la tasa oficial.

Este martes el dólar se cotizó a 60,89 bolívares por unidad, frente a 106,25 bolívares del mercado paralelo.

El artículo continúa abajo

Algunos migrantes suelen transferir las divisas entre cuentas en el exterior y recibir el pago en bolívares en Venezuela, para la manutención de sus familias.

Según la firma Datanálisis, esas operaciones rondan los 900 millones de dólares al año y se espera que aumenten. Se estima que 2,3 millones de venezolanos viven en el extranjero.

El régimen de Nicolás Maduro, que ejerce un rígido control de cambios desde 2003, asegura que detrás de este tipo de transacciones hay mafias cuya intención es hundir el bolívar.

La moneda venezolana se ha pulverizado por una hiperinflación que según el FMI cerrará 2018 en 1.000.000% y que, a su vez, analistas vinculan con una errática política fiscal.

Para controlar el manejo de las cuentas en bolívares desde el exterior, la Sudeban determinó que los ciudadanos que salgan del país deberán avisar a sus bancos el lugar de destino y el tiempo que estarán fuera para poder operar en línea.

Si el cliente no lo hace y utiliza sus cuentas venezolanas desde otro país se ordenará el bloqueo.

Se busca “incentivar el uso de las casas de cambio (para la) recepción y envío de remesas”, dijo este martes el superintendente Antonio Morales durante una reunión con el sector bancario.

Maduro autorizó hace poco la recepción de remesas en unas 150 casas de cambio.

“El gobierno busca que entren divisas al país que ellos puedan acumular para elevar reservas internacionales. Pero solo funcionará si la cotización de las casas de cambio es cercana a la del mercado negro”, dijo a AFP el economista Luis Vicente León, director de Datanálisis.

Venezuela sufre una sequía de divisas por la caída del precio y la producción petrolera. Con reservas internacionales de 9.871 millones de dólares y una deuda externa estimada en 150.000 millones, el país y su petrolera PDVSA cayeron en default parcial en 2017.