A pesar de que empresas del sector le echaron flores en una carta a Daniel Quintero por el manejo que le ha dado a la crisis, el alcalde respondió con un rotundo no en su cuenta de Twitter la solicitud que le hicieron de pedir el permiso al Gobierno para reactivar las operaciones domésticas en el Aeropuerto Olaya Herrera.

“Aún no es tiempo de bajar la guardia abriendo aeropuertos. La vida va primero”, indicó el alcalde de Medellín en respuesta a directivos de diferentes aerolíneas como Easyfly y Satena.

En la misiva, que fue publicada desde la cuenta de Twitter del aeropuerto, los empresarios hicieron un listado de nueve puntos en los cuales argumentan, entre otras cosas, que el transporte aéreo es un servicio esencial y que el sistema de aviación es el más controlado, regulado y auditado de todos, por lo que muy seguramente se cumplirían todos los protocolos de bioseguridad para evitar la propagación de la COVID-19.

La propuesta de las aerolíneas incluía la reapertura gradual y controlada de destinos y frecuencias con indicadores de cumplimiento de protocolos y de no infectados. “Operamos aeronaves pequeñas de máximo 50 pasajeros, siendo la gran mayoría menor de 10 pasajeros. Los vuelos son de corta duración”.

Las aerolíneas y el operador de la terminal aérea resaltaron que también se implementarían reuniones semanales o quincenales en las que se pudieran tomar decisiones rápidas de acciones para evitar al máximo la propagación de la enfermedad.  

“Esta es una solicitud cargada de optimismo y de esperanza”, agregaron los empresarios que tendrán que esperar un poco más la reapertura del Olaya Herrera.