[Advertencia: esta nota contiene imágenes sensibles]

Hurns recibió un pase de su compañero Dak Prescot cuando fue tacleado por Bradley McDougald de los Halcones Marinos de Seattle, reseña Espn.

El jugador de Dallas logró proteger el ovoide, pero no su pie izquierdo, que quedó clavado en el césped y se fracturó con el peso del contrario.

EFE/EPA/MIKE STONE

De inmediato, el juego se detuvo y los médicos ingresaron para inmovilizarle el pie.

El artículo continúa abajo

Minutos después, el jugador salió de la cancha en camilla, bañado en lágrimas, y levantó su brazo en señal de agradecimiento al público, que lo despidió del estadio con una ovación.