El jugador explicó que tenía todo listo para seguir en el equipo azul de Bogotá, pero que hubo un giro en la negociación después de su cobro errado en la eliminación de Copa Sudamericana, penalti que se hizo viral por la sonrisa que mostró antes de que le atajaran el disparo.

“Yo fui uno de los primeros a los que les comunicaron que iba a ser renovado”, señaló inicialmente en declaraciones entregadas a El vbar’, de Caracol Radio.

Sin embargo, agregó que quien se echó para atrás fue Gustavo Serpa, máximo accionista de Millonarios.

“Serpa en algún momento me comunicó que confiaba mucho en mí y se llegó a un acuerdo para seguir. Pero toda la historia cambió el día en el que yo boté el penalti contra el Cali”, puntualizó.

Y añadió con referencia a Serpa: “Algunas personas cercanas al club me dijeron que él había quedado muy disgustado y que a partir de ahí cambió el pensamiento sobre la renovación; hasta el último día nunca hubo un acercamiento”.

Finalmente, relató cómo se dio su desvinculación de la escuadra capitalina: “Las personas encargadas siempre me decían que no se había tomado una decisión sobre mi renovación, hasta que a falta de un día para que se terminara mi contrato yo lo interpreté como un no”.

Por otra parte, Santiago Montoya añadió que logró pasar la página del penalti desperdiciado, pero que los hinchas fueron los que no lo pudieron superar: “A ellos los marcó mucho y fue un punto de quiebre para que tuvieran esa impaciencia conmigo”.

Así fueron registradas las palabras de Montoya:

Santiago Montoya, refuerzo del Bucaramanga

El volante de 29 años de edad señaló en el mismo medio que después de arreglar su salida de Millonarios, quedó como jugador libre y firmó contrato por un año con el Atlético Bucaramanga, elenco al que llegó con opción de compra.

Presentación de Montoya en el cuadro ‘leopardo’:

Penalti errado por Montoya ante el Cali

En video, el cobro desperdiciado por Santiago Montoya en la eliminación de Copa Sudamericana de Millonarios ante el Deportivo Cali: