Todo se corrió para el 14 de junio porque la Fiscalía General de la localidad bonaerense de San Isidro, en Argentina, decidió obtener los testimonios de manera presencial, dándoles tiempo de armar su defensa a todos los requeridos, que tienen prohibido salir del país.

Quienes serán indagados son el neurocirujano Leopoldo Luque; la psiquiatra Agustina Cosachov, el psicólogo Carlos Ángel Díaz; la médica que manejaba la internación domiciliaria del exfutbolista, Nancy Forlini; el coordinador de los enfermeros, Mariano Perroni, y los enfermeros Ricardo Ómar Almirón y Dahiana Gisela Madrid.

Luego de recibir el informe de 11 peritos, los fiscales decidieron imputar a los profesionales de la salud que atendían a Diego Maradona por presunto homicidio con dolo eventual, delito por el que las penas son de 8 a 25 años de prisión.

Además, también acusan a Luque y Cosachov por uso de documento privado falso y falsedad ideológica, respectivamente.

Del informe de la junta médica se concluye que el desempeño del equipo sanitario que asistía al popular ‘Pelusa’ fue “inadecuado, deficiente y temerario” y de abandonoa la suerte el estado de salud del paciente“.

La autopsia al cuerpo del excapitán y exseleccionador de Argentina determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada”.