El choque del auto de Mario Balotelli trascendió en Italia a través del diario Corriere della Sera, que detalló que el delantero estaba regresando a su hogar luego de celebrar el Año Nuevo hasta altas horas de la noche. Después de que se supo que su auto estaba estrellado, el equipo del jugador emitió una comunicación en la que aseguró que quien iba manejando al auto, un Fiat 500 Abarth, era un amigo de él.

El futbolista terminó estrellado contra el garaje de una panadería que está justo al lado de su hogar. Lo curioso de la historia es que Balotelli no tuvo problema alguno en dejar su carro tirado en el lugar del choque e irse a su casa para dormir.

El golpe que sufrió el carro del delantero fue significativo. Horas después del choque, una grúa tuvo que retirar el auto porque su eje estaba totalmente dañado, reseñó el diario Olé.

Esta no es la primera vez que Balotelli protagoniza un accidente automovilístico. El goleador ha sido noticia por ese motivo, por lo menos, en cuatro oportunidades, y también por conducir su Ferrari a más de 200 kilómetros por hora.