Suárez sufre una lesión en el menisco interno que lo obliga a pasar por el quirófano, donde le operará el traumatólogo catalán Ramón Cugat. El Barcelona informará, tras la intervención, del tiempo aproximado que el punta charrúa estará de baja.

El charrúa arrastra desde hace meses molestias en la rodilla derecha, e incluso llegó a ser tratado durante la temporada con células madre para regenerar la articulación.

Con la liga ya ganada y tras caer eliminado en semifinales de la Liga de Campeones, el gran objetivo del Barça esta temporada, el delantero azulgrana y los servicios médicos del club han decidido que era el momento de acometer la intervención.

Luis Suárez se perderá, por tanto, la final de la Copa del Rey, que el Barcelona disputará ante el Valencia, en el Benito Villamarín el próximo 25 de mayo. El objetivo es llegar a tiempo de disputar con su país la Copa América, que se jugará del 14 de junio al 7 de julio en Brasil.