“Él y Vanessa llegaron a un acuerdo de que nunca volarían juntos en un helicóptero”, dijo una fuente cercana a la pareja a la revista People.

Esto debido a que, como pasó lastimosamente, si ocurría un accidente sus hijas no quedaran con ninguno de sus padres, explica el mismo medio.

Tras la muerte de Kobe y su hija Gianna, de 13 años, Vanessa Bryant queda al cuidado de sus otras hijas: Natalia, de 17 años, Bianka, de 3, y Capri, que nació en junio de 2019 (7 meses).

La misma fuente le reveló a People que desde que Kobe Bryant empezó a utilizar helicópteros casi todos los días para evitar el tráfico de Los Angeles, “solo” voló con Ara Zobayan como piloto, quien también falleció en el fatídico siniestro del pasado domingo.

La misma revista recuerda el fragmento de una entrevista hecha a Kobe en 2018, donde explicó por qué empezó a utilizar el helicóptero como medio de transporte.

“Estaba sentado en el tráfico y terminé perdiéndome una obra de teatro en la escuela de mis hijas. Tuve que encontrar una manera de poder entrenar y concentrarme en la nave, pero sin comprometer el tiempo familiar. Entonces fue cuando miré los helicópteros para poder ir y regresar en 15 minutos. Ahí fue cuando comenzó”, dijo en ese momento la estrella de los Lakers.

“Una de las cosas más importantes que esperaba después de retirarse de la NBA fue pasar más tiempo con su familia. Era un padre muy práctico y, como cualquier otro padre, vio un futuro brillante para todas sus hijas”, finaliza el amigo cercano a People.