Contreras debió ser sustituido en el minuto 41 para recibir atención inmediata por parte del médico de su club, que en su informe explicó la situación: “El futbolista estaba desorientado, no recibía hidratación, se le tomó la presión y se le encontró baja, con pulso acelerado”.

El percance llevó a José Fernando Salazar, máximo accionista de Águilas, a pronunciarse en Twitter en contra de las condiciones bajo las cuales se efectuó el partido: “Jugar en Barrancabermeja a 40 grados es inhumano, es infame. Responsabilizo al gerente de Dimayor por lo que pueda pasar con la vida de los deportistas bajo estos parámetros”.

Además, señaló a Carlos Orlando Ferreira, presidente de Alianza, de no tener el estadio adaptado para jugar e noche: “8 días antes de empezar la Liga Águila, el propietario y presidente de A. Petrolera radicó carta indicando que la iluminación del estadio de Barrancabermeja no estaría apto para competencia. 3 meses estuvo parado campeonato…”

Estos señalamientos llevaron a Ferreira a contestarle a Salazar por la misma vía: “Respétenos a los barranqueños y no invente argucias para atacar a la ciudad, a A. Petrolera y ala Dimayor. La alta competencia exige preparación porque el clima o temperatura afecta a todos”.

Hasta el momento no ha existido una respuesta oficial de la Dimayor hacia Salazar.

El jugador, por su parte, se recuperó después de media hora de atenciones, concluyó el reporte médico.

Acá, el cruce trinos: