Independiente Medellín se consagró campeón de la Copa Colombia luego de vencer por penaltis a Tolima en el estadio Atanasio Girardot, donde permitieron el ingreso de 30 aficionados a la tribuna norte.

Sin embargo, afuera del escenario deportivo y en las calles de la capital antioqueña hubo mucho descontrol y cero cumplimiento a las recomendaciones para evitar la propagación del COVID-19.

A pesar de que el alcalde Daniel Quintero Calle, quien dejó caer un computador que iba a regalar, ha mostrado su apoyo para que los hinchas puedan vivir el fútbol, estos ciudadanos demostraron que no pueden mantener control en este tipo de eventos.

En varios videos quedó evidencia del desorden que hubo previo al inicio del partido, cuando un sinnúmero de hinchas llegaron hasta el Atanasio Girardot e impidieron la libre circulación del bus que trasladaba a los jugadores. Aunque había un grupo de la Policía en ese sector, fue imposible calmar a estos ciudadanos.

Esa misma situación se vivió luego de que el ‘Poderoso’ ganó la Copa BetPlay, por las que Agustín Vuletich dio unas sentidas declaraciones. En  diferentes zonas de la ciudad, los aficionados se quitaron los tapabocas, se abrazaron y celebraron sin distanciamiento ni protocolos. Además, como ya eran más de las diez de la noche, hubo mucho menos control policial.

Denuncias Antioquia compartió algunas imágenes de lo que sucedió en algunas calles:

Otras personas también compartieron imágenes de lo que sucedió en la noche de este jueves: