Se trata de Shenoa, la menor de la familia Cárdenas, quien fue diagnosticada con leucemia a comienzos de 2018, cuando tenía seis años. Para ese entonces, Sherman estaba jugando para Liga de Quito, de Ecuador, pero él decidió regresar al fútbol colombiano para que su hija iniciara el tratamiento contra el cáncer.

“Ayer en la noche Sherman Cárdenas partió de la ciudad de Barranquilla hacia Bucaramanga. Él tiene una situación de calamidad familiar con su hija, que tan solo tiene 8 años. En las últimas horas el tema médico se ha complicado hasta el punto que el jugador pidió permiso y se fue para Bucaramanga”, informó el periodista René Wedeking, que cubre la actualidad del Junior de Barranquilla, en el programa ‘Saque Largo’ de Win Sports.

Por su parte, el periodista costeño Fabio Poveda se sumó a esa misma versión pidiendo oraciones por la salud de la niña. “Muchas oraciones por la salud de Shenoa, la hija de Sherman Cárdenas, quien sufrió una recaída en Bucaramanga”, escribió Poveda en su Twitter.

Shenoa fue noticia en septiembre de 2018, cuando vio jugar en un estadio a su papá por primera vez desde que le diagnosticaron su enfermedad. En aquel entonces, Cárdenas jugaba para el Bucaramanga.