Pudiendo optar por la retirada luego de salir por la puerta grande del Bayern Múnich de Alemania, Franck Ribéry eligió seguir en el más alto nivel europeo al vincularse a Fiorentina, escuadra de primera división que estuvo al borde del descenso y que ahora busca sacudirse.

El veterano extremo arribó como una estrella de rock al aeropuerto de Florencia, donde fue aclamado por los aficionados y recibido por Giancarlo Antognoni, campeón del mundo en 1982 e ídolo del club toscano.

“Bienvenido leyenda”, trinó el club de la Serie A junto a una foto de Ribéry sobre la pista de aterrizaje mostrando una bufanda del club.

“Estoy feliz, estoy aquí con mi familia. Hablé con Luca Toni (antiguo compañero en Múnich) y me dijo que Fiorentina es un gran equipo  y que la ciudad es hermosa”, afirmó en palabras destacadas por su nuevo club.

“Para mí era crucial un contrato de 2 años”, confesó a la cadena alemana de Sky Sports. “Otro factor importante era tener a mi familia conmigo”, agregó.

“Este jueves 22 de agosto lo presentaremos ante la ciudad. Abriremos el estadio Artemio Franchi para que todo el mundo pueda saludarlo. Esperamos un estadio lleno, como lo merece este campeón”, declaró Joe Barone, el representante de Rocco Commisso, presidente del club.

En imágenes, la llegada de Ribéry: