Los dirigentes expresaron que el asunto es de “máxima prioridad” para preservar el “bienestar y la salud de las personas involucradas en un partido de fútbol”, en un comunicado de prensa.

Por ahora, la sugerencia sería aplicable solamente en Asia, en donde la competencia clasificatoria tiene previsto su inicio el próximo 26 de marzo.

La respuesta final la tendrá la Confederación de ese continente en un consenso con las Federaciones de fútbol de cada país miembro.

Durante la reunión del comité ejecutivo, en la sede de la FIFA en Zurich, Suiza, se estableció que seguirán de cerca la “evolución” de los acontecimientos en torno al covid-19, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y las asociaciones continentales, incluida la Conmebol.