Algunos de los puntos mencionados incluyen: “Disminución de usuarios en las instalaciones a un 35 %, medidas de higiene con estrictos protocolos de seguridad y mecanismos para tomar temperatura digital”, detalló la presidenta de Spinning Center, Carolina Casallas, en diálogo con Blu Radio. 

El pedido de los propietarios de gimnasios se debe a la escasez de ayudas para los más de 20.000 empleados del sector y a la imposibilidad de algunos negocios para pagar el arriendo de los locales y las máquinas, añadió la emisora. 

En la carta dirigida al mandatario también se incluyen medidas como “hacer demarcaciones en el piso para tener control de distanciamiento social” y de igual forma “instalar estaciones de desinfección y lavado de manos para antes y después del entrenamiento”, así como el uso obligatorio de tapabocas. 

Los representantes de las 7 empresas firmantes finalizaron apuntando, en el documento, que durante la cuarentena por la pandemia de coronavirus ya se han cerrado algunos locales independientes explicando que son “uno de los pocos sectores sin apoyos específicos ni alivios en términos legales, financieros y fiscales”. 

La apertura de los locales podría ayudar a reducir la afluencia de personas en los gimnasios de parques públicos, una de las restricciones que mantiene el gobierno sobre la actividad física, pero que no ha sido acatada por todos los ciudadanos.