De acuerdo con el diario Clarín, los fiscales del caso pidieron la elevación a juicio del proceso en el que están involucrados Mauricio Serna, María Isabel Santos Caballero y su hijo Juan Sebastián Marroquín.

“La banda operó entre 2008 y septiembre de 2017 invirtiendo y administrando mediante una firma panameña más de 3 millones de dólares en emprendimientos inmobiliarios, locales gastronómicos y de espectáculos”, reseñó el medio.

El dinero era propiedad del jefe narco colombiano José Bayron Piedrahíta Ceballos, agregó el texto.

Ahora, el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N° 3 de Morón, provincia de Buenos Aires, deberá resolver si los manda a juicio, concluyó el rotativo.