Beckham llegó al lugar donde supuestamente iban a desvelar la estatua, pero en realidad todo se trataba de una broma liderada por el presentador James Corden, para su programa ‘The late late show’.

Antes de ver la ‘obra de arte’, el exfutbolista conoció a un supuesto fan que confundió el equipo donde él había jugado: en vez de mencionar al Manchester United, dijo “Manchester City”. Ese mismo hombre intentó ponerlo de mal genio llamándolo “Dave”, algo que Beckham odia.

Luego, en complicidad con el presidente de Los Ángeles Galaxy, pusieron unos videos que tenían como objetivo resaltar el gran desempeño futbolístico de Beckham, pero lo que en verdad se vio fueron imágenes de él equivocándose o cometiendo faltas en el campo de juego.

Para ese punto, el exjugador ya estaba bastante frustrado; sin embargo, contuvo ese sentimiento para ver la estatua. Un actor se hizo pasar por el escultor y desveló la obra, no sin antes mencionar que nunca había hecho un trabajo para una persona “tan icónica como David Beckham”.

Tan pronto quitaron la tela que cubría la escultura, el inglés le dijo al ‘escultor’ que lucía “un poco diferente” de cuando la vio por primera vez en Chicago. El ‘artista’ le respondió que le hizo algunas modificaciones para tratar de “captar emoción”.

Beckham no pudo ocultar su cara de disgusto y le dijo al ‘escultor’ que mirara los ojos, el mentón, los brazos y la cola de la escultura: su tamaño era desproporcionado y muy diferente al aspecto del inglés.

“La única cosa que está bien es el pelo”, manifestó el exfutbolista poco antes de pedirles a 2 personas que le dieran su opinión. “Creo que es asombrosa”, le dijo el presidente de Los Ángeles Galaxy.

Mientras se alejaba para irse del lugar, Beckham aseguró, enfadado, que si sus hijos vieran esa estatua, se pondrían a llorar. Además, indicó que sería “vergonzoso” mostrarla.

Al final, antes de que le revelaran la verdad al inglés, una persona en grúa tumbó la escultura y la destruyó, fingiendo que no había sido con intención. Ante esto, Beckham dijo que tal vez le había hecho “un favor”.

Esta es la broma completa: