El portero fue anunciado con bombos y platillos por el Araguacema FC, club del torneo de primera división del estado brasileño de Tocantins.

“Pueblo, está llegando un refuerzo de altura. Bienvenido”, fue el mensaje de redes sociales con el que se oficializó la contratación de cancerbero de 36 años de edad.

Sin embargo, a los hinchas no les hizo gracia esta contratación y la tildaron en mensajes de respuesta de “vergonzosa”, “decepcionante” e incluso “absurda”, por no mencionar más calificativos de unánime desaprobación.

Fernandes fue condenado en 2013 a 22 años de prisión por el asesinato y tortura en 2010 de Eliza Samudio, mujer con la que tuvo un hijo y a la que según el testimonio de un cómplice la cortó y desapareció después de secuestrarla junto al menor.

De hecho, en detalles de prensa de la época se explicó que el golero tiró partes del cadáver a los perros y que los demás restos los escondió bajo concreto.

No obstante, logró salir de prisión gracias a un recurso de sus abogados al pasar 6 años tras las rejas y firmó contratos con un par de equipos de categorías de ascenso, pero se deshicieron rápidamente debido a las críticas de la opinión pública, añadió el diario Extra de Brasil.

Ahora, en un régimen de libertad semiabierta, el ‘cancerbero’ espera regresar a las canchas, pues la madre de su víctima ha intentado que lo vuelvan a encerrar, pero no ha tenido éxito, agregó el rotativo.

Araguacema FC presenta a Bruno Fernandes de Souza

Así fue anunciada la llegada del arquero:

Instagram @AraguacemaFC
Instagram @AraguacemaFC