Los integrantes del lote se quejaron de la extensión del recorrido y de las condiciones meteorológicas no tomando la partida donde estaba previsto, motivo que llevó a los organizadores a recortar el trayecto de 251 kilómetros a 124.

“Esto no ha terminado, cuando lleguemos a Milán alguien pagará”, expresó el directivo con tono amenazante ante la cadena RAI .

Para Mauro Vegni, lo sucedido “ensombrece el trabajo hecho en el Giro de Italia y acusó al pelotón de caprichoso con su actitud porque, según él, el trazado y las fechas se conocían desde tiempo atrás.

“Todo el mundo sabía que el Giro era en octubre y que habría 13 grados… Pero esto empezó por unos pocos no quisieron correr y querían descansar más; pagarán por ello”, insistió.

Finalmente, la etapa fue ganada por Josef Cerny, checo del CCC que cruzó en solitario luego de integrar una numerosa escapada.

Entre tanto, en el grupo de favoritos no hubo batalla ni alto ritmo, a tal punto que su arribo fue 11:43 minutos después.

Este sábado 24 de octubre la jornada tendrá un premio de montaña de segunda categoría y 2 de primera, uno de ellos en la meta, por lo que será la última oportunidad para que los aspirantes al título ataquen al holandés Wilco Kerlderman, líder de la clasificación general.

En video, la protesta de los ciclistas en la etapa 19 del Giro de Italia: