En consecuencia, al quedar con 6 futbolistas en cancha, el árbitro del encuentro debió acabar la contienda, pues el reglamento no le permite a un equipo jugar con menos de 7 integrantes.

Lo curioso es que cuando se acabó la contienda, en el minuto 35 del segundo tiempo, Boyacá Chicó ganaba 0-3, mismo marcador que se le asigna a un equipo cuando su rival se queda sin el número mínimo de futbolistas para continuar.

Águilas Doradas salió así a la cancha debido a que el resto de su plantel estaba afectado por el coronavirus, con más de 18 casos, y algunas lesiones.

Y aunque cuadro de Rionegro pidió el aplazamiento de la contienda, Dimayor no la reprogramó debido a que el reglamento no lo estipula en este tipo de situaciones.

Fue por ello que los jugadores dorados aparecieron con un par de pancartas en las que pedían juego limpio y en las que manifestaban que lo primero era la salud.

Sin embargo, los mensajes cargados por los jugadores no fueron mostrados por las cámaras de Win Sports, lo que fue tomado por Águilas como un acto de “censura”.

Chicó, por su parte, estaba obligado a ganar porque marcha último en la tabla del descenso con los mismos puntos del Pereira, escuadra que derrotó 0-1 de visitante al Envigado y que por ahora mantiene la categoría por tener una mejor diferencia de gol.

Ahora, en la última fecha de la Liga Betplay, Boyacá Chicó tendrá que recibir a Jaguares de Córdoba y Deportivo Pereira deberá hacer lo propio ante el Deportivo Pasto.

Águilas terminó con 6 jugadores ante Chicó

Imágenes posteriores al partido en el que los jugadores terminaron abrazados:

Pantallazo, Win
Pantallazo, Win
Pantallazo, Win
Pantallazo, Win
Pantallazo, Win
Pantallazo, Win