La inversión tiene como fin garantizarse en un futuro el abastecimiento de baterías de estado sólido de alto rendimiento y a bajo costo para sus nuevas generaciones de carros eléctricos.

BMW precisó en Múnich que Volta Energy Technologies también participó en la nueva ronda de inversiones por un total de 130 millones de dólares (107 millones de euros). La automotriz estadounidense Ford informó que también invirtió en Solid Power.

Según la automotriz germana, esto permitirá a Solid Power fabricar baterías completas y ampliar su capacidad de producción.

El director general de Solid Power, Doug Campbell, dijo que la producción de baterías listas para el automóvil comenzará a principios de 2022 en una línea piloto de producción.

El director de desarrollo de BMW, Frank Weber, dijo que la batería de estado sólido permitirá vehículos eléctricos más eficientes, sostenibles y seguros.

El ejecutivo indicó que Ford y BMW recibirán a partir de 2022 baterías con una capacidad de 100 amperios-hora para pruebas e integración en el vehículo.

Según explicó, estas baterías son más densas energéticamente, más seguras y más baratas que las actuales basadas en iones de litio, que son más potentes.

La carga de las baterías de estado sólido ya no se realiza a través de un material líquido. Así, las celdas pueden ser más ligeras, lo que aumenta la autonomía de los vehículos. Además, es posible una mayor densidad energética y una carga más rápida.

BMW aspira a contar con batería de estado sólido producidas en serie a finales de la presente década.

En Colombia ya se consiguen baterías de estado sólido, para motos

Las baterías Hibari de litio se aplican en motocicletas de todas las cilindradas y marcas presentes en el mercado local, entre ellas, Suzuki, Honda, Yamaha, BMW, Kawasaki, KTM, Husqvarna y Ducati. Estas se pueden reemplazar por las tradicionales sin hacer adaptaciones.

Estas son algunas de las ventajas que ofrecen las baterías de estado sólido:

  1. Por electroquímica, las baterías de litio pueden llegar a tener hasta el doble de vida útil que las de plomo y ácido: las de ion de litio duran entre 2 a 4 años, mientras que las tradicionales, entre 1 y 2 años.
  2. En caso de almacenar el vehículo por largo tiempo, las baterías de estado sólido tienen una tasa de descarga mucho más lenta que las tradicionales.
  3. En caso de descarga total, las baterías sólidas se recargan en máximo 30 minutos, mientras que las de plomo y ácido requieren entre 5 y 15 horas.
  4. El peso de las baterías sólidas podría estar entre un tercio o una cuarta parte de las de comunes.
  5. Las baterías sólidas tienen rápida capacidad de recuperación, emjor que las de líquido.
  6. La tecnología de las baterías de Li ha venido evolucionado al punto de estrechar su margen de precio respecto a las de Pb de calidad premium.
  7. Las baterías sólidas cuentan con un indicador digital de carga incluido que permite verificar su estado.
  8. Son 100 % selladas, no generan derrame de líquidos y pueden ubicarse en cualquier posición.
  9. Son 100 % libres de mantenimiento.

Son 100 % intercambiables con las tradicionales, es decir, que no requieren de adaptaciones en el vehículo.