A pesar de los buenos resultados que han brindado las vacunas, la OMS pidió continuar actuando con “prudencia” ante el COVID-19. 

Después del anuncio, el director para Europa de la OMS, Hans Kluge, aseguró que la vacunación ha mejorado la situación sanitaria en ese continente. Sin embargo, hizo un llamado para que no se reabran viajes internacionales en los países que actualmente tienen restricciones de vuelos.

Según datos de la institución, en el conjunto de la región (que alcanza hasta una parte de Asia central), el número de nuevos casos cayó 60 % en un mes, pasando de 1,7 millones a mediados de abril a 685.000 la semana pasada. 

“Vamos en la buena dirección, pero tenemos que mantenernos vigilantes (…) el incremento de la movilidad, de las interacciones físicas y de las reuniones puede conllevar a un aumento de la transmisión en Europa”, insistió el director regional, afirmando sin embargo que los viajes esenciales seguían estando autorizados. 

Añadió que la reducción de las restricciones sociales tiene que llevarse a cabo en paralelo a un aumento en la detección, el rastreo y la vacunación. 

“No hay riesgo cero”, reiteró Kluge. “Las vacunas son quizás una luz al final del túnel, pero no podemos dejarnos cegar por esta luz”.