Científicos del Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa (DSTL) encontraron que el Citriodiol, utilizado en productos antimosquitos como el Mosi-guard, tenía propiedades antivirales aplicado al virus en estado líquido y en una superficie de pruebas.

El producto se aplicó directamente al SARS-CoV-2 en forma de gota y sobre una “piel sintética” de látex, explicó el ministerio en un comunicado. En ambos casos, fue efectivo contra el virus.

En una alta concentración, el “Mosi-guard resultó en una disminución significativa” de esta cepa de coronavirus, añadió DSTL. 

El Citriodiol se hace a partir de aceite extraído de las hojas y tallos del eucalipto citriodora, que crece en Sudamérica, África y Asia, y ya se sabía que mata otros tipos de coronavirus.

El estudio no ha sido revisado externamente por otros científicos y según el ministerio de Defensa su objetivo es servir de “base para otros organismos científicos que están investigando el virus y sus posibles soluciones”.

“El DSTL espera que los hallazgos de esta investigación puedan ser utilizados como trampolín para que otras organizaciones amplíen y desarrollen la investigación, así como para confirmar los hallazgos de esta publicación”, afirmó.

En mayo, el ministro de Defensa británico, Ben Wallace, dijo que las fuerzas armadas de su país estaban utilizando el repelente de insectos como protección adicional contra el coronavirus, tras recibir confirmación de que no resultaba nocivo.