Uno de los planes favoritos de muchas personas es tomar vino mientras comparten una conversación, comen algo rico o escuchan música, ya que acompaña bien muchos momentos de la vida y, los que realmente saben del tema, disfrutan destapando una buena botella en ocasiones especiales.

(Ver también: Estos son los 6 mejores artículos que necesita para la limpieza del hogar, según ChatGPT)

Ahora, cabe destacar que estas copas son muy delicadas y se ensucian muy fácilmente, así que las personas buscan la mejor manera de limpiarlas para que queden impecables, sin huellas ni grasa en ellas. 

Ante esto, muchas personas creen que la mejor manera de hacerlo es con agua caliente, ya que esto elimina con cualquier rastro de suciedad con facilidad, pero esto es un daño que se le hace a la copa por varias razones, como las que se explican a continuación. 

  • Riesgo de rotura

Una de las razones más importantes para evitar el uso de agua caliente es el riesgo de rotura de las copas. El vidrio de las copas de vino es sensible a los cambios bruscos de temperatura y el agua caliente puede causar que el vidrio se expanda rápidamente, lo que podría resultar en la rotura de la copa. Esto no solo es peligroso, sino que también puede arruinar las valiosas copas.

Lee También
  • Degradación de aromas y sabores

El agua caliente puede afectar negativamente la calidad del vino que se servirá en la copa. El calor puede hacer que las copas retengan olores y sabores de detergentes o residuos, lo que perjudica la experiencia de degustación del vino. El vino es altamente susceptible a la absorción de olores no deseados, por lo que es esencial evitar cualquier fuente potencial de contaminación.

  • Residuos de detergentes

El uso de agua caliente tiende a aumentar la evaporación del agua, dejando residuos de detergentes en las copas después del secado. Esto es especialmente problemático si se utilizan detergentes con fragancias fuertes, ya que pueden afectar negativamente la percepción de los aromas del vino.

Cómo lavar copas de vino de forma segura

La mejor manera de limpiar las copas de vino es utilizando agua tibia y detergente suave, preferiblemente uno que no tenga fragancias fuertes. Lave suavemente las copas con un cepillo diseñado para copas o con una esponja no abrasiva. Luego, enjuague bien con agua tibia y séquelas con un paño limpio y sin pelusa.

(Ver también: Quítele la grasa a los fogones con solo 3 productos que tiene en su cocina)

En resumen, lavar las copas de vino con agua caliente es una práctica que debe evitarse debido al riesgo de rotura, la degradación de aromas y sabores, y la posibilidad de residuos de detergentes. Opte por un enfoque suave y cuidadoso para mantener las copas en perfecto estado y disfrutar al máximo de las experiencias de degustación de vino.

Lee todas las noticias de vivir bien hoy aquí.