Como detalló el experto Steve McKeown a Unilad, las decoraciones de navidad suelen estar ligadas con sentimientos de infancia que generan felicidad, y por esto quienes adornan primero sus casas suelen ser más armoniosos.

En un mundo lleno de estrés y ansiedad, a la gente le gusta asociarse con cosas que los hacen felices y las decoraciones navideñas evocan esos fuertes sentimientos”, explicó el psicólogo.

El experto agregó que la Navidad en sí es un constante estímulo visual, que normalmente activa pensamientos nostálgicos de las personas, que se transportan a momentos felices de su pasado; además, es denominada como una época mágica.

En una investigación publicada por Journal of Environmental Psychology se encontró que quienes decoran con anterioridad suelen ser más abiertos a las relaciones sociales, pues una casa decorada puede ayudar a que la persona sea más llamativa en su entorno.