Normalmente, algunas personas suelen compartir alimentos con sus mascotas, especialmente con los perros. Cuando se habla de vegetales, hay algunas precauciones que los amos deberían tomar, ya que no siempre son una buena elección.

(Vea también: ¿Les tiene miedo a los perros? Es posible recobrar la confianza con ellos)

En un diálogo con Pulzo, Carlos Eduardo Pinzón, médico veterinario egresado de la Universidad Agraria de Colombia, explicó que existen una gran variedad de verduras que deberían evitarse, ya que pueden causar complicaciones en las mascotas.

Verduras que no pueden comer los perros

Carlos Pinzón indicó que hay vegetales que pueden producir “desde intolerancia alimenticia hasta signos neurológicos” como la cebolla, la ahuyama o el ajo.

Este concepto también es apoyado por Luz Mariela Rodríguez, médica veterinaria de la Universidad Nacional, quien le dijo a Pulzo que “la ahuyama les puede generar parálisis de miembros posteriores” y la cebolla puede “producirles anemia hemolítica”.

(Vea también: “Con todas las precauciones, no hay ningún problema para viajar con mascotas”: Mark Lee)

Verduras que pueden comer los perros

Adicionalmente, Carlos Pinzón comentó que algunas de las verduras que se les puede ofrecer son las zanahorias, espinacas, lechuga y el repollo. Pese a eso, el veterinario les recomienda a sus pacientes concentrados balanceados para “evitar suplementar con otro tipo de alimentos”.

Igualmente, Luz Mariela Rodríguez afirmó que otros vegetales que pueden comer los perros son la remolacha y el brócoli, pero este último puede ocasionar gases en algunos caninos.

Además, la veterinaria dijo que es mejor cocinarles porque su sistema digestivo no procesa bien los vegetales. Por ejemplo, “si un perro come zanahoria cruda, en la materia fecal saldrán trocitos sin digerir; lo mismo pasa con la alverja o las habichuelas”.