En un estudio elaborado por la Universidad Estatal de la Florida, que fue compartido por Science Daily, analizaron a 223 parejas que tuvieran menos de 4 meses de matrimonio, quienes calificaron la apariencia de su enamorado y respondieron preguntas relacionadas con su actividad física y su alimentación.

Las mujeres que tenían esposos a los que no consideraban atractivos se inclinaron por la comida poco saludable, y tampoco se mostraron atraídas por realizar algún tipo de actividad física.

En el mencionado caso, ellas comen sin restricciones, se sienten más confiadas con ellos, no le temen a la ruptura y tampoco a las posibles infidelidades que se puedan presentar.

En cuanto a aquellas que consideraban a sus esposos atractivos, eran más propensas a preocuparse por su apariencia, escogen muy bien sus alimentos y les gusta lucir saludables. Además, se enfocan en realizar actividades físicas.

Estos últimos datos encajarían con lo encontrado en una investigación hecha por la misma institución, allí se dijo que “las mujeres que tienen parejas atractivas viven inseguras y se preocupan de más por lucir más bellas“.