Después de haber tomado el medicamento en febrero de 2020, Rebecca Roberts quedó embarazada de su primer hijo; sin embargo, doce semanas después se enteró que tendría un bebé más, así se lo confirmó a CSB News.

(Vea también: Madres lactantes vacunadas con Pfizer transmitirían anticuerpos a sus hijos, dice estudio)

“Ya me habían hecho dos ecografías a las siete y diez semanas y en ambas ocasiones solo vieron a Noah”, explicó la mujer, refiriéndose a su primer hijo.

Según CNN, a este suceso se le llama superfetación, que es cuando se concibe un segundo bebé estando ya embazada, “una condición tan rara que un estudio realizado en 2008 encontró que existen menos de 10 casos registrados en todo el mundo”.

CSB News explicó que los médicos le dijeron a Roberts que los bebés tenían que nacer el mismo día por cesárea, ya que, si lo hacían por separado, existía el “riesgo enorme de infección”. Por ello, al momento del parto, un bebé pesaba cuatro libras y diez onzas, mientras que el otro, dos libras y siete onzas.

En la siguiente imagen, compartida por la madre en su cuenta de Instagram, podrá ver a Noah y Rosalie, los protagonistas de este acontecimiento:

La mujer le comentó al medio citado que el proceso fue difícil al estar en pandemia, pero está feliz de haber concebido a sus dos hijos: “No se suponía que esto sucediera, pero sucedió. El cuerpo femenino es asombroso”.

Finalmente, CNN afirmó que las superfetaciones son “excepcionales porque, una vez que comienza el embarazo, el útero ya no es un lugar hospitalario para la implantación”; lo que significa que, en el caso de Rebecca, “el segundo embrión logró implantarse y crecer en una etapa” inusual.