Las demandas en términos de nutrición y sostenibilidad e impacto al medio ambiente impulsaron a una compañía colombiana a trabajar durante 4 años en la inclusión del desarrollo tecnológico en sus productos para satisfacer a los clientes.

La investigación dio como fruto un nuevo producto, hecho exclusivamente de ingredientes naturales, sin azúcar añadido, que está envasado en un material que es 100% reciclable.

El proceso inicia en el momento que la fruta llega a la planta, allí se realizan procesos de transformación los cuales tienen dos etapas:

  • Tecnología de cavitación y extracción
  • Conservación a baja temperatura.

Una vez se han producido las infusiones, es decir la mezcla de agua con diferentes especies como jengibre o hierbabuena, se realiza la mezcla de jugos de fruta para su empaque. Este proceso se realiza en bajas temperaturas con el fin de garantizar la naturalidad del producto, explicó en un comunicado Alpina, compañía que implementó este tipo de tecnología en el país y gracias a la cual lanzó su nuevo producto Frutto Litteral.

Alpina

Luego de pasar por el proceso de empacado, el producto se almacena en cuartos de refrigeración hasta pasar por un proceso con altas tensiones, el cual consiste en una tecnología no térmica, que implica sumergir el jugo empacado en una cámara de agua fría donde se le aplican presiones tan altas que equivalen a las que se presentan en el fondo del lecho marino.

Además, la empresa optó por un envase hecho en material PET (polietilenotereftalato), que es 100% reciclable y se puede convertir nuevamente en otra botella. Su tapa y etiqueta también son de plástico reutilizables.

Alpina