Desde los 16, Tracy sabía que no podía tener hijos debido a una rara afección conocida como MRKH (síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser), la cual hace que “la vagina y el útero estén poco desarrollados o ausentes, a pesar de que los genitales externos son normales”, informó Wales Online.

Tracy quedó devastada luego de que los médicos le dieran esa noticia, por lo que su mamá le ofreció su útero para el momento en que ella decidiera tener un hijo. El medio indicó que aunque Tracy no la tomó muy en serio en ese momento, cambió de parecer cuando ella y su esposo empezaron a pensar en tener hijos.

Según el portal, el año pasado la mujer le preguntó a su madre si esa propuesta que le había hecho hace varios años seguía en pie, y Emma le contestó de manera afirmativa. De esa forma, ella bajó 38 kilos y empezó a tomar hormonas para preparar su cuerpo para el embarazo.

“A pesar de mi edad, no estaba preocupada por dar a luz”, aseguró Emma a The Sun, y añadió que para el nacimiento de su nieto pidió que Tracy y su yerno estuvieran presentes.

Finalmente, Emma dio a luz al pequeño Evie el pasado 16 de enero. De acuerdo con el medio británico, el bebé nació por cesárea sin ninguna complicación.