Así lo dio a conocer este viernes la Fiscalía General, que luego de hacerle un seguimiento al vehículo encontró que detrás de este y otros lujos de la familia Ambuila se movía una red “de corrupción y contrabando”.

“Vehículos deportivos de gama alta, altas transacciones en dólares a Estados Unidos, compra de costosos accesorios, viajes y fiestas hacían parte de las múltiples actividades detectadas por la Fiscalía y que no han podido ser justificadas por los presuntos integrantes de una organización criminal dedicada al contrabando, ni por algunos de sus familiares, que ostentaban los lujos en el extranjero”, informó el ente acusador por medio de un comunicado.

Junto con Ambuila, la Fiscalía capturó a Emilson Moreno Granja, funcionario del Grupo de Control de Carga de la Dian en Buenaventura, a quienes señala de presuntamente permitir de manera sistemática el “ingreso ilegal de toneladas de mercancía por el puerto a cambio de millonarios dividendos”.

Lo que más llamó la atención de los investigadores es que la hija y esposa de Ambuila, Jenny Ambuila y Elba Chará (también capturadas), ostentaban lujos y excentricidades, siendo que “no desempeñaban actividad económica que soportara los bienes”.

También, porque el jefe de la Dian no ganaba más de seis millones de pesos de sueldo, pese a que registraba millonarios ingresos y hacía compras “por montos superiores”.

Por eso, la Fiscalía sospecha que “a cambio de su ilícito actuar, estas dos personas y otros señalados cómplices habrían recibido millonarios dividendos que se ocultaron a través de la constitución de empresas fachada o fueron girados a sus familiares para que adquirieran bienes y servicios que superarían su capacidad económica”.

Junto a la familia Ambuila también fue capturado Gustavo Adolfo Rivas Arboleda, otro señalado cómplice de la red de corrupción de la Dian.