En un artículo, Women’s Health recordó que los expertos lograron comprobar que el uso de tapabocas no provoca hipoxia, pero que sí es necesario darle un respiro a la piel que cubre el objeto, pues se podría acelerar la producción de hongos y bacterias, lo que desarrolla acné (maskné).

Teniendo en cuenta que también hay personas que sufren de asma o tienen dificultades respiratorias, el medio rescató la opinión de algunos especialistas que recomiendan descansar del elemento de bioseguridad cada 45 o 60 minutos, y hacerlo por un lapso no superior a 5 minutos.

En el caso de que el descanso no sea posible, exista la posibilidad de contagio de COVID-19 y se mantenga por jornadas de hasta 5 horas, los especialistas dicen que se debería retirar por al menos 30 minutos.

Cabe mencionar que para retirar el tapabocas se debe hacer en un lugar seguro, sin tener a ninguna persona cerca y no debería hacerse dentro de “establecimientos o transporte público”.

Para retirar el cubrebocas, la persona deberá tener las manos limpias, aplicar gel antibacterial, retirarlo de los elásticos, no tocar el rostro en el proceso y tampoco dejarlo suspendido.

“Es mejor dejarla [máscara] en una bolsa de papel o un sobre”.