Nicole Williamns, fundadora del Instituto de Ginecología de Chicago le dijo a Women´s Health que el tiempo indicado para retomar la actividad sexual es después de las 6 u 8 semanas, pues antes la madre podría sufrir fuertes dolores o los puntos se abrirían.

El aumento del deseo sexual en esta etapa es evidente, y esto se da porque las hormonas están trabajando constantemente para que la madre cree vínculos con su hijo. Eso repercute en la relación de pareja, pues en este caso solicita una atención especial.

Aunque no sea el caso de todas las mujeres, la experta dijo que a quienes les pase deben tener presente que sus orgasmos pueden ser dolorosos porque el útero se ha ensanchado y está volviendo a su estado natural; si a esto se le suman las contracciones abdominales producidas por el orgasmo, el resultado no sería tan placentero.

Las posiciones sexuales que Williams recomendó para calmar la sed sexual sin que se vean muy comprometidos los puntos de la cirugía son: la famosa ‘cucharita’, el misionero y el ’69’, ya que en las dos la mujer estará acostada. En el caso del sexo entre chicas, la ginecóloga comentó que es menos riesgoso.

Cuando el dolor aparece es mejor parar y esperar por lo menos una semana más para retomar las actividades. Además, es importante tener en cuenta que la mujer estará en una etapa de fertilidad alta, por lo que la especialista recomendó visitar al ginecólogo 2 semanas después del parto.