Durante una entrevista con People en Español, la artista confesó que aunque debe estar muy pendiente de su pequeño David, aprovecha los momentos en los que lo saca a pasear en el coche para realizar largas caminatas y así alejarse del sedentarismo.

La lactancia, además de crear un vínculo especial con su hijo, le ayuda a que no gane peso de más y reduzca tallas. La alimentación es uno de sus grandes aliados en este proceso y, ya que su hija Lucía sufre de sensibilidad alimentaria, toda su familia tiene una dieta de alimentos limpios.

Esta es su alimentación:

  • Desayuno: jugo verde, huevo frito, arepa de coco o almendra, una porción pequeña de fruta, y aguacate o queso (grasas saludables).
  • Almuerzo: porción de proteína, cualquier ensalada grande y un carbohidrato (papa o yuca).
  • Cena: vegetales y una proteína.

La actriz también refuerza todo lo anterior con zumba y sale a caminar constantemente con su esposo e hijos, les gusta mucho el deporte.