A pesar de que muchas personas se sienten inseguras al subirse a un avión, pues consideran que hay más riesgo de contraer la COVID-19, los científicos aseguraron que no hay nada que temer, puesto que es igual de seguro o incluso más que ir a sitios públicos, informó Daily Mail.

La razón de que haya menos riesgo radica en el sistema de ventilación de los aviones, que refrescan el aire de la cabina cada 2 o 3 minutos y son capaces de filtrar más del 99 % de las partículas del SARS-CoV-2, agregó el periódico británico. Dicha tecnología no está en restaurantes, almacenes o transporte público.

Además, el uso del tapabocas ayuda a reducir todavía más la exposición al nuevo coronavirus, por lo que es fundamental no quitárselo en ningún momento del vuelo y asegurarse de portar la mejor mascarilla para prevenir el contagio de la COVID-19.

Asimismo, es importante cumplir con los protocolos de embarque y desembarque establecidos por las aerolíneas para que no haya aglomeraciones en las salas de abordaje, agregó el medio en su publicación.

En la imagen que está a continuación, el personal de una aerolínea le da instrucciones a una pasajera manteniendo la distancia.

Getty Images
Getty Images

Por su parte, los pasajeros deben adquirir la cultura de prevención, por lo que tienen que cumplir con todas las medidas de bioseguridad y no tomar un vuelo, incluso si ya lo tienen programado, en caso de presentar algún síntoma de la enfermedad, advirtió FayerWayer. Por tanto, los usuarios tienen que evitar viajar si tienen malestares o si saben que tienen coronavirus.

En efecto, mantener bajos los niveles de exposición al coronavirus en los viajes de avión depende en gran medida de los pasajeros, que deben usar tapabocas en todo momento, y de las aerolíneas, que tienen que aumentar cada vez más los esfuerzos de saneamiento, afirmó Daily Mail, citando a los expertos de la Escuela de Salud Pública de Harvard.

En ese orden de ideas, según los expertos de Harvard, lo que hace que viajar en avión sea más seguro que salir a comer, ir de compras o usar el transporte público son aspectos como el uso de mascarillas, los estrictos protocolos de limpieza de las aerolíneas y el distanciamiento social en las zonas de embarque y desembarque, precisó el diario inglés.

Casos de COVID-19 en vuelos internacionales

Los investigadores concluyeron en el informe que “con millones de horas de pasajeros voladas, hasta la fecha ha habido poca evidencia de transmisión de enfermedades a bordo”, y esto es producto de las medidas de bioseguridad adoptadas, señaló el portal nombrado.

Así las cosas, de acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por su sigla en inglés), citada por el informativo británico, de los 1.200 millones de viajes en avión que ha habido este año, solo se han confirmado 44 casos de transmisión de COVID-19 relacionados con los vuelos.

Ante esto, David Freedman, experto en viajes y dinámica de enfermedades de la Universidad de Alabama, dijo que la IATA no tuvo en cuenta las infecciones que probablemente no se conocieron al dar la cifra. No obstante, reconoció que viajar en avión tiene un riesgo bajo, indicó el portal en su artículo.

De hecho, cuando un viajero se sienta y tiene puesto su tapabocas, solo un promedio de 0.003% de las partículas de aire alrededor de la cabeza son infecciosas, apuntó el informativo, aun si el avión está lleno.

El informe fue financiado por el grupo comercial Airlines for America, que abarca a American Airlines, United Airlines, Delta Air Lines y otras aerolíneas que actualmente operan con el 50 % de los vuelos que hicieron el año pasado, detalló el medio en su publicación.

En el siguiente video hay algunas recomendaciones del Aeropuerto El Dorado para viajar en avión.