Dos formulaciones desarrolladas por el Instituto Clodomiro Picado de la estatal Universidad de Costa Rica superaron pruebas en un laboratorio de la Universidad George Mason, en Estados Unidos, y el paso siguiente es un ensayo clínico, para lo cual ya se están elaborando los protocolos.

“Los resultados demuestran claramente que los caballos produjeron una gran cantidad de anticuerpos que bloquean la entrada del virus en las células humanas, lo que indica que el medicamento puede ser muy eficiente y que la cantidad que se va a requerir para tratar a los pacientes sería relativamente baja”, declaró en conferencia de prensa el investigador del Instituto Clodomiro Picado, Alberto Alape.

Una de las formulaciones ataca una proteína específica del virus que es la que se encarga de infectar las células humanas y de que se replique el virus. La otra formulación ataca otras proteínas del virus.

Los ensayos clínicos determinarán si las formulaciones son realmente efectivas en los pacientes con miras a aplicarlas como tratamiento contra el virus.

“Tenemos la esperanza de alcanzar un tratamiento que ayude a reducir el tiempo de hospitalización de los pacientes”, agregó Alape.

El proceso comenzó hace casi 4 meses cuando a un grupo de caballos se les efectuaron inmunizaciones con combinaciones de proteínas del coronavirus, que no dañan la salud de estos animales.

Luego, los científicos midieron la cantidad de anticuerpos contra las proteínas virales mediante un ensayo por inmunoabsorción ligado a enzimas y finalmente extrajeron entre 8 y 9 litros de plasma a cada caballo, para un total cercano a los 50 litros.

Este plasma fue el que se procesó para obtener los primeros lotes de las formulaciones que fueron probados por los virólogos de la Universidad estadounidense George Mason en unos laboratorios que cuentan con las condiciones de bioseguridad para mantener al SARS-CoV-2 en células de cultivo.

El ensayo clínico en Costa Rica se llevará a cabo en 24 pacientes hospitalizados en los centros de salud públicos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS).

El presidente de la CCSS, Román Macaya, declaró que los resultados de la investigación son “sumamente positivos para el objetivo de desarrollar terapias propias” y calificó como “histórica” la investigación y el trabajo interinstitucional.

El Instituto Clodomiro Picado, cuya especialidad es la elaboración de antivenenos de serpientes, también desarrolló un suero a base de plasma de pacientes recuperados de COVID-19, pero cuya producción está sujeta a la donación de sangre.

Este martes las autoridades de Costa Rica contabilizaron 503 casos nuevos de COVID-19, con lo que el país alcanzó un total de 16.344 y contabilizaron 10 fallecimientos, con lo que el total asciende a 125.