El especialista en nutrición clínica de la Universidad de Yale aseguró que hay pequeños cambios en el cuerpo que son señales claras, como la aparición repentina de acné y el cansancio después de comer, que indican que algo está fallando en el sistema metabólico.

Si la persona se pesa y los días siguientes vuelve a hacerlo y ve cambios mayores o menores en el registro, esto es otro factor para tener en cuenta. Además, querer comer cada 3 horas, por ansiedad o porque el “cuerpo lo pide”, también es un síntoma.

Infertilidad, hipoglicemia, triglicéridos altos, alteraciones del ciclo menstrual, dolor de cabeza por comer o por aguantar y dificultad para perder peso o ganarlo muy fácil, son otros de los signos para tener en cuenta, que indican que hay que ver a un especialista.

Jaramillo también recordó que aunque la persona piense que se alimenta bien, su cuerpo tiene unas necesidades especiales, por lo que es necesario tener la guía de un experto antes de probar cualquier tipo de alimentación.

Esta es la explicación del experto: