El medio aseguró que las mujeres son amigas desde hace 15 años, son heterosexuales y pertenecen a una comunidad cristiana. En su afán de ayudar al mundo decidieron, de forma legal, ofrecerse para criar a pequeños, como un hogar de paso.

Sin embargo, todo cambió cuando a su vida llegó la oportunidad de brindarle amor a un pequeño abandonado, que recibieron y se enamoraron en el proceso, luego se enteraron que él tenía un hermanastro y también lo cobijaron en su casa.

Sarah trabaja en una guardería para niños, mientras que Kae labora en la industria de la salud; las dos sienten que su situación económica es sólida y con el tiempo se dieron cuenta que los 4 eran la familia perfecta, sin que existiera una relación amorosa entre ellas; este vínculo las llevó a querer adoptar formalmente a los pequeños.

Su petición de quedarse con los niños llegó hasta una corte canadiense y el juez falló a favor de su familia, dejando así la puerta abierta para que muchas personas que deseen tener hijos cumplan su deseo sin la necesidad de acudir a una pareja sentimental.

Una investigación de la Universidad de De Montfort, que fue realizada en 2018, encontró que son cada vez más las mujeres que deciden congelar sus óvulos porque no encuentran a su persona ideal. También destacaron que algunas prefieren darle amor a un niño que se quedó sin padres, que quedar en embarazo.