En este caso, el portal Actualidad RT destacó una investigación emitida por la Asociación Estadounidense, que lleva varios estudios sobre cáncer, quien aseguró que analizó 17 estudios en los que se comprobó que la ingesta de bebidas como el café y el té tienen relación con el cáncer de pulmón.

Los análisis fueron realizados a fumadores y no fumadores: en los dos grupos se encontró que el café aumenta en un 41 % las posibilidades de desarrollar dicha enfermedad. Además, las personas que fumaban tenían un 37 % de riesgo extra.

En el caso del café descafeinado, se encontró que la cifra de peligro solo era del 15 %. Otro estudio citado por el medio afirma que no es el café como tal lo que provoca el cáncer: es “el proceso de tostado lo que se relaciona a la enfermedad”, aunque no especifican qué es exactamente lo que ocurre.