De acuerdo con el informativo argentino, las pruebas tienen un valor de 109 dólares (403.000 pesos colombianos) la unidad, un precio más elevado que las que practican en los diferentes laboratorios, y únicamente se pueden adquirir si han estado expuestos de alguna manera al virus.

Estos tests para detectar el COVID-19, además, vienen con un hisopo (con el que se tomará la muestra), un tubo, una bolsa estéril y una etiqueta, que se tiene que llenar con los respectivos datos personales, agrego este mismo medio.

Después de verificar que estén todos los elementos, lo primero que debe hacer es desinfectar la zona donde se va a llevar a cabo la prueba y lavarse muy bien las manos con jabón, como indican las medidas preventivas.

El hisopo, posteriormente, tiene que ser introducido por una de las fosas nasales hasta llegar a lo más profundo de la nariz, donde se debe girar máximo cuatro veces, y luego retirarlo, señaló Infobae.

Seguido a esto, la muestra tiene que ser colocada en el tubo, que lleva pegada la etiqueta con los datos personales. El siguiente paso es poner todo dentro de la bolsa estéril y cerrarla herméticamente.

El contenido, por último, se debe enviar en una caja –bien sellada y marcada– lo más rápido posible al respectivo laboratorio, que entregará los resultados finales en un plazo máximo de 3 días, concluyó el informativo argentino.

Aunque en un principio estaban disponibles para el personal sanitario esencial, Infobae puntualizó que en las últimas dos semanas se aprobó la venta de estas pruebas rápidas, que solo se obtienen en Estados Unidos, al público en general.