Las garrapatas, que chupan la sangre de los mamíferos y transmiten infecciones, son muy comunes en ciertas épocas del año, revela Sunny Skyz, que dice además que algunos ciervos jóvenes pueden morir cuando demasiadas garrapatas se les prenden a la vez.

El medio publica que para fortuna de los venados, una de las bases de la alimentación de las zarigüeyas son, precisamente, las garrapatas.

Por tal razón se explica la interacción de los dos animales captados en la fotografía, que es una captura de un video, y que muestra la delicadeza con que la zarigüeya le retira los parásitos del rostro del cuadrúpedomedio am.

Una relación similar se puede apreciar, por ejemplo, entre rémoras y tiburones, pues las primeras viajan pegadas a la piel de los grandes depredadores marinos, con permiso de ellos, porque con su boca les retiran los parásitos.

Lo mismo sucede con los búfalos (o el ganado, en general) y ciertos tipos de aves, que se posan sobre sus morros a espulgarlos y librarlos de los bichos que los aquejan.