De acuerdo con el diario Daily Sabah, fueron 4 los macacos rescatados pero solo 3 de ellos llegaron al zoológico, en donde los empleados del lugar se percataron de la inusual conducta.

En videos publicados en redes sociales, que se comparten profusamente, se ve que 2 de los monos no dejan de abrazar a su hermano en ningún momento. Incluso, agarran los alimentos de las manos de los veterinarios, sin soltar a su familiar, e incluso lo alimentaban entre ambos.

Esa conducta puso a pensar a los veterinarios, sobre todo porque al animal que abrazaban, el del medio, tenía la cara diferente y un brazo más largo que otro. Con los exámenes de rigor se dieron cuenta de que el protegido tiene síndrome de Down, indica el mismo medio.

“Los otros hermanos aparentemente lo sabían, y se preocupan por él. Lo alimentan y nunca lo dejan solo. Ahora estamos esperando que crezcan, y se unirán a otros monos aquí una vez que crezcan”, dijo Celal  Özsöyler, jefe de la división de vida silvestre de Gaziantep, citado por Daily Sabah.

Ese zoológico, el tercero más grande de Europa, es conocido por ayudar a restaurar a animales rescatados y luego devolverlos a la naturaleza, por lo que por ahora el amoroso trío no será separado, para que no sufran ningún trauma, finaliza el rotativo turco.