En el video se ve cómo el clérigo sumerge al niño en la pila bautismal, pero el menor se resiste y se pone a llorar.

Ante este panorama, Necheporenko alza al pequeño, le da unas vueltas y trata de meterlo con fuerza en el recipiente.

La madre del niño, identificada como Anastasía Alexéyeva, interrumpe el proceso y trata de agarrar a su hijo, pero el cura se lo impide en un principio.

Sin embargo, la mujer insiste y no deja que el sacerdote vuelva a hundir al niño en el agua.

En declaraciones al medio local Fontanka, Alexéyeva indicó que su hijo, de un año, resultó herido y sufrió un traumatismo psicológico por las acciones del hombre.

“Tiene arañazos en el cuello y el hombro. Ahora tiene pánico a todo”, comentó la mujer al portal.

Por su parte, Necheporenko, diácono de la Iglesia ortodoxa desde hace 26 años, comentó al mismo medio que no hizo nada peligroso durante la ceremonia, y culpó a Alexéyeva de alarmarse sin justa causa.

Por este hecho, el religioso fue suspendido temporalmente mientras se adelanta una investigación al respecto.